martes, 23 de abril de 2013

Ken


Anoche atendimos en urgencias unas cejas perfiladas, unas orejas adornadas por sendos pendientes de diamante o imitación, numerosos tatuajes de letras chinas, un caballo alado, un dragón… dibujado todo sobre unos músculos tonificados,  posiblemente esculpidos por Miguel Ángel, rociados por un perfecto y  dorado bronceado sospechoso para esta época del año, y todo ello, pegado al más puro estilo de Mr Potato, en un cuerpo inconsciente con una frecuencia cardiaca de 150 pulsaciones por minuto (lo normal de 60 a 80), unas  pupilas midriáticas (dilatas), síntomas que a priori hacían sospechar de un pasote de coca y/o similares.
 
Nos lo traía la ambulancia UVI móvil envuelto en la manta térmica, la típica manta dorada que vemos cubriendo los cuerpos inertes en los accidentes de tráfico. Pero más que un paciente, parecía Ken, el novio de Barbie, envuelto en papel de regalo.

Ante este paciente, MYI (mi yo interior) y yo  nos vimos obligados a hacer lo primero que hay que hacer en estos casos: avisar a mi compañera Encarni. Encarni fue abandonada por su novio después de siete años de relación, y con un piso de tres dormitorios, zona comunitaria con piscina y muebles, de los buenos por supuesto, pendientes de estrenar. 

-          Encarni, entre todos hemos puesto un bote y te hemos comprado un regalo. Está en críticos.

Al llegar a la sala de críticos vimos dos celadores volando. El novio de Barbie había despertado de su letargo y estaba haciendo gala de su potente musculatura; mi compañera auxiliar había recibido un capón, y tuvo que ser importante, de varios cientos de Newton, porque un golpe cualquiera no podría despeinar ese pelucón enlacado.

A Ken solo le dio tiempo a decir: “No sabéis con quien estáis tratando, soy famoso, soy DJ  Devil”. Traducido al castellano de mi barrio: el demoño pinchadiscos. No habló nada más. Cayó inconsciente y fue trasladado al hospital de referencia para ser ingresado en la UCI pendiente de valoración por neurólogo, otra vez las drogas legales perdían la batalla contra las ilegales.

Hoy hemos tratado a un famoso: para mis compañeros celadores Pocholo en pleno brote psicótico; Beckham  para Encarni; DJ Devil para la auxiliar, pero para mí, sigue siendo Ken, el novio de la Barbie versión yonki.

Encarni, no te preocupes, Ken está en garantía y lo cambiaremos por un muñeco vudú.

2 comentarios:

  1. Hasta los más guapos caen! Aunque , personalmente, este tipo de gente me produce risa porque llegan a ser una caricatura de ellos mismos.
    Lo importante no era su estado, ni el consumo de drogas, ni lo cerca del coma que podía estar. Lo importante es que era....Dj Devil !
    LOL !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De estrella estrellada y sin ser consciente d ello.

      Eliminar