martes, 10 de septiembre de 2013

Batman

Que sí, que es cierto, el servicio de urgencias donde yo trabajo no está acreditado, no tiene el último desfibrilador del mercado, ni personal potente, entendiendo por potente, personal investigador, que maneje los diagnósticos enfermeros…

Pero mi servicio de urgencias  tiene algo especial que muchos quisieran: solera. La solera no te la da ninguna certificación externa, ningún curso de formación, ningún profesional “potente”.

La solera te la dan los fichajes o personajes: aquellos pacientes multifrecuentadores de los servicios de urgencias por motivos repetitivos, irrisorios y casi inverosímiles. Hemos hablado de muchos en este blog, como por ejemplo: Araceli, que acude frecuentemente, día sí y día sí; su motivo mal aliento. El cunetas,  apodo que resulta del lugar donde siempre se encuentra en situación de semiinconsciencia por consumo alcohólico (Descanse en paz). Antoñito el yonki  toxicómano desde los años ochenta, enganchado a la heroína (D.E.P.)  El “V” cuyo apodo completo no tengo valor de reproducir, acudía a urgencias escoltado por un numeroso grupo de policías y aún así sembraba el terror (D.E.P.). El hermano del “V” que deseamos que descanse mucho tiempo en la cárcel para que todos tengamos paz.
 Pero que nadie se alarme la lista de fichajes no se agota, se renueva constantemente. Hoy, a las 04:30 horas, hemos conocido a un posible candidato. Motivo de consulta, transcripción literal: “He sido seducido (abducido)  por marcianos y posteriormente violado por ellos, vengo porque estoy embarazado y tengo dolores de parto”.

El médico nos ha sorprendido, ha escuchado pacientemente el relato y posteriormente ha pedido una radiografía de abdomen, “algo contraindicado en embarazadas”. El resultado, más que un embarazo, un cuadro de estreñimiento brutal. La solución está clara, un enema. Ha pedido que le demos un momento para prepararse, nadie suponía que prepararse consistía en salir del baño con una careta de Batman, capita  negra incluida. La compañera asegura que nunca había administrado un enema a un superhéroe.

Dejamos a Batman solo en el baño a la espera del efecto del enema. Los gritos, llantos y alaridos nos alertaron a todos que acudimos rápidamente al servicio. Batman llorando y apesadumbrado señalando la taza del váter: “Yo ya no quiero a mi hijo. Yo no sabía que los marcianos estaban hechos de mierda”.

Hoy el médico nos ha dado una lección muy importante, a los personajes hay que saber escucharlos y otra cosa, Batman sufre de estreñimiento.

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Tomo nota Noelia no mas mierdas en el mas amplio sentido d la palabra jijii. saludos

      Eliminar
  2. Esto me recuerda un episodio con un Kani, acompañado de sus padres y novia al que envíamos al "Enematólogo de Guardia"
    Tras resistirse a un par de micralax, un enema obró su milagro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eeee manolo muy bueno eso huele a buena historia animatee saludos

      Eliminar
    2. Eeee manolo muy bueno eso huele a buena historia animatee saludos

      Eliminar
  3. ¡Qué alegría! Vuelven los posts de "Yo, enfermero"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que alegria contar con personas como tu.Saludos y gracias.

      Eliminar
  4. Vengo desde blog madrededos, y ya me he reido un monton, pero veo q hace tiempo q no publicas. Saludos.

    ResponderEliminar